A- A A+
Ago
08

Los retos de la nueva secretaria de Educación de Bogotá

Los retos de la nueva secretaria de Educación de Bogotá

Claudia Puentes Riaño asume el sector social con el presupuesto más alto del Distrito para consolidar la apuesta integral por la calidad educativa del gobierno de Enrique Peñalosa.

Más de 10,5 billones de pesos se han invertido durante la administración ‘Bogotá Mejor para Todos’ para ofrecer una educación pública de excelencia a 780 mil estudiantes, con el apoyo de 35 mil maestras y maestros y un equipo de servidores y colaboradores que supera las 3 mil personas.

Desde este 8 de agosto, la economista y magister en políticas públicas Claudia Puentes Riaño asume el compromiso delegado por el alcalde Enrique Peñalosa de cambiar realidades con hechos concretos, como líder de la Secretaría de Educación del Distrito.

En otras palabras: invertir con transparencia y eficiencia los recursos para fortalecer la inclusión, el acceso y la permanencia de todos en la escuela; dignificar y ampliar los ambientes de aprendizaje; garantizar una alimentación escolar con altos estándares de calidad; hacer de los entornos espacios protectores y apoyar la cualificación y el reconocimiento de los docentes, entre otros.

Puentes Riaño cuenta con una amplia trayectoria profesional en los sectores público y privado, entre la que se destaca su liderazgo del gabinete del Equipo Negociador del TLC Colombia- Estados Unidos y, más recientemente, la Unidad Administrativa Especial de Catastro Distrital.

Por esto, llega al sector educativo oficial con la disposición de hacer equipo con docentes, directivos, padres de familia y entidades y organizaciones del sector público y privado y una convicción: la educación es fundamental para la felicidad.

En este sentido, la secretaria destaca los avances en los resultados de calidad y disminución de brechas que ha tenido Bogotá en lo que va del gobierno de Enrique Peñalosa y lista sus principales retos para cumplir las metas trazadas en el Plan Sectorial ‘Hacia una ciudad educadora’.

Más ambientes de aprendizaje dignos y hermosos

A través de la ‘Revolución de los colegios’, Bogotá tiene como metas construir 30 instituciones totalmente nuevas, 32 bajo la modalidad de restitución y mejorar la infraestructura de 300 sedes de colegios oficiales.

La nueva secretaria llega con el reto de entregar en 2018 6 colegios totalmente nuevos, los cuales se suman a los dos entregados en 2017; asumir el avance efectivo de 14 más que se encuentran en fase de diseño e iniciar la gestión predial de los 8 restantes. Frente a las 32 reconstrucciones, destaca que 10 ya han sido entregadas, otras 11 abrirán sus puertas en 2018 y 9 más en 2019.

“Nos queda mucho trabajo para cumplir las metas, pero tengo cada uno de los colegios muy presente porque desde el trabajo que se ha hecho con entidades como la Secretaría de Planeación, el Dadep y Catastro, hemos trabajado para la adquisición de los predios y el desarrollo de los proyectos”, enfatiza la secretaria.

Disminuir brechas de acceso, permanencia y calidad

Reducir la deserción escolar al 1,5 % y mejorar los resultados de los estudiantes en las pruebas Saber 3, 5, 9 y 11, se suman a las metas del plan sectorial y que Puentes Riaño asume en su gestión.

“Debemos lograr que cada niño y joven del sistema educativo oficial se enamore de la educación, permanezca en su colegio y tenga trayectorias educativas completas. Se ha logrado mucho y mi objetivo es seguir avanzando en esta dirección”, asegura la secretaria.

Para esto, se continuará con la implementación de la Ruta de Acceso y Permanencia, que cuenta con estrategias como la búsqueda activa puerta a puerta de estudiantes y la oferta de modelos educativos flexibles y que ha logrado que más de 16 mil personas permanezcan en la escuela.

Asimismo, si bien Bogotá superó las metas establecidas por el Ministerio de Educación Nacional en el Índice Sintético de Calidad Educativa y se sitúa entre las primeras 3 ciudad del país con mejores resultados en las pruebas Saber 11, es necesario continuar con el fortalecimiento de las competencias de los estudiantes para que la brecha entre colegios públicos y privados, que pasó del 17,4 % en 2015 y 9,8 % en 2017, sea cada vez menor.

Por esto, manifestó que trabajará de manera decidida en llegar a la totalidad de los colegios con el Plan Distrital de Lectura y Escritura ‘Leer es Volar’ y en aumentar el número de estudiantes vinculados a la jornada única, indicador en el que la ciudad pasó del 4 % al 14 %. “Ya vamos por más de 100 mil estudiantes vinculados y la meta es lograr 3 puntos porcentuales más. Estoy segura de que vamos a cumplirla”, afirma.

En cuanto a las oportunidades de acceso y permanencia la educación superior, más de 10.800 jóvenes de los estratos 1, 2 y 3 están estudiando carreras técnicas, tecnológicas y universitarias, a través del portafolio de becas-crédito que cuenta con una inversión de 250 mil millones para el cuatrienio.

El reto es la consolidación del Subsistema Distrital de Educación Superior, para dar cumplimiento a la promesa del alcalde de promover 35 mil cupos para los jóvenes de la ciudad.

Más bienestar, más seguridad

La nueva líder del sector educación expresó todo su respaldo al Programa de Alimentación Escolar de Bogotá, calificado como el mejor del país, para seguir entregando más de 900 mil raciones diarias de alimentos de manera eficiente y transparente y con los más altos estándares de calidad.

Asimismo, destacó que, aunque ya hay estrategias de seguridad en 57 colegios en los que se pueden evidenciar reducción de hurto, embarazos adolescentes y deserción escolar, entre otros, es fundamental seguir fortaleciendo el Programa Integral de Entornos Escolares en equipo con otras entidades del Distrito para ampliar el impacto en el territorio.

“Cuenten con todo mi compromiso, mi voluntad y las herramientas que he construido durante mi trayectoria para concretar los desafíos que nos hemos propuesto y tener una ciudad donde la educación transforme vidas y nos permita consolidar una mejor ciudad para todos”, concluye la funcionaria.

Porque una ciudad educadora es una Bogotá mejor para todos.