A- A A+
Abr
23

Bogotá, comprometida con la formación de ciudadanos protectores del ambiente

Bogotá, comprometida con la formación de ciudadanos protectores del ambiente

A propósito de la conmemoración de los días del Agua y de la Tierra, 349 representantes de las comunidades educativas se reunieron para reflexionar acerca de las situaciones ambientales que se están presentando en diferentes territorios de la capital y del rol de la ciudadanía frente al cuidado del planeta, sus recursos y ecosistemas.

Para el alcalde Enrique Peñalosa, “una ciudad educadora es aquella que genera y promueve en las niñas, niños y jóvenes actitudes, conocimientos y acciones para actuar de forma sostenible y responsable frente al cuidado de su entorno, su ciudad y su planeta”.

En este sentido, del 16 al 19 de abril, en el hotel Tequendama, se desarrollaron cinco jornadas denominadas ‘Sintonízate con tu territorio’, realizadas por la Secretaría de Educación del Distrito para fomentar en docentes y estudiantes la comprensión de situaciones ambientales de territorios como los cerros Orientales, las cuencas de los ríos Bogotá, Fucha, Salitre y Tunjuelo; los humedales, el borde Norte, y la localidad de Sumapaz; y fortalecer el rol de la educación en la transformación de prácticas pedagógicas a favor del ambiente.

Con el objetivo de enriquecer los Proyectos Ambientales Escolares (PRAE) de los colegios participantes y fomentar la conciencia ambiental, durante las jornadas se abordaron temas como la reserva forestal de los cerros Orientales, el cambio climático, la minimización y manejo integral de residuos sólidos; la biodiversidad, la protección y el bienestar animal, el sistema hídrico de la capital, y la relación entre salud y ambiente.

De igual forma, se hizo especial énfasis en la importancia de aportar desde los procesos de educación ambiental que adelantan los colegios a la recuperación y el cuidado del río Bogotá, como patrimonio de todos los habitantes de la capital, en coherencia con la importancia de ser actores activos que promueven y adelantan una verdadera ciudadanía ambiental y en respuesta a la sentencia del Consejo de Estado a favor de este recurso hídrico.

Así mismo, se contó con el apoyo de entidades distritales aliadas, quienes desarrollaron talleres para promover en los participantes la protección del ambiente, entre ellas, la Secretaría Distrital de Ambiente, la Unidad Administrativa de Servicios Públicos, la Secretaría Distrital de Salud, el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, y la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Bogotá.

Uno de los participantes de estas jornadas fue el estudiante Miguel Ángel Ortiz del colegio Carlos Albán Holguín, quien encontró en este espacio una oportunidad para fortalecer el trabajo voluntario que desarrolla desde hace año y medio para la recuperación del humedal de Tibanica.

“En el encuentro hablamos sobre la contaminación de las cuencas hídricas, que es algo que nosotros vivimos en el humedal. Regenerar este ecosistema es un reto, especialmente cuando la comunidad vecina no entiende su importancia y el impacto que tiene en él acciones como botar basura, por lo que las reflexiones que estamos teniendo aquí deberían llegar a todos los habitantes de Bogotá”, dijo el estudiante y líder ambiental de la localidad de Bosa.

Por su parte, la docente Eloísa Hernández del colegio Francisco de Paula Santander resaltó que “esta experiencia fue muy positiva porque enriquece el trabajo que adelantamos como maestros por el ambiente, como los procesos de manejo de residuos sólidos, el invernadero y cuidado de las plantas, y la promoción de la conciencia ambiental”.

Convencidos de su rol como defensores del ambiente, los participantes de las jornadas se comprometieron con realizar cambios en los hábitos individuales, familiares y escolares para proteger los ecosistemas de la ciudad.  “Todos los que estamos aquí tenemos este objetivo en la mente. Sabemos que el cambio inicia en nosotros mismos y que es nuestra generación la que va a liderar esta transformación”, concluyó una de las estudiantes.

Porque una ciudad educadora es una Bogotá mejor para todos.