A- A A+
Ago
09

Así avanza el primer ‘colegio en espiral’ que se construye en Bogotá

Así avanza el primer ‘colegio en espiral’ que se construye en Bogotá

El diseño innovador del colegio San José de Maryland, en la localidad de Bosa, busca la integración pedagógica de sus estudiantes alrededor de un gran óvalo con rampas, plazoletas abiertas y aulas circulares. El proyecto alcanza un 22 % de avance y será entregado en 2019.

Hace apenas 7 meses, la Alcaldía de Bogotá y el Ministerio de Educación pusieron la primera piedra del colegio San José de Maryland, en la localidad de Bosa. Una de las 30 instituciones educativas nuevas que Bogotá construye con la ‘Revolución de los colegios’ para responder al déficit de infraestructura educativa en varias zonas de la ciudad.

Hoy, el colegio ya cuenta con el 22 % de avance en sus obras y, a medida que avanza el proyecto, su construcción empieza a descubrir una forma circular que rodea los salones de clase, las entradas, pasillos y subidas a los 4 pisos del colegio y que dan la sensación de ver la forma de una torta de 13 mil metros cuadrados. Un colegio para nada convencional que albergará a 1980 estudiantes en jornada única.

Así lo confirmó el alcalde Enrique Peñalosa durante un recorrido realizado este 8 de agosto, junto a la nueva secretaria de Educación del Distrito, Claudia Puentes, quienes transitaron por las rampas de este novedoso plantel, en el que el Distrito y la Nación invierten más de 42 mil millones de pesos y que poco a poco está tomando la forma de un espiral.

Lo que muchos no saben es que su forma circular es una idea intencional. De acuerdo con los diseños aprobados por la Secretaría de Educación del Distrito, la continuidad espacial entre niveles educativos a través de rampas, que empiezan en la entrada del colegio y terminan en el último nivel, busca propiciar la integración entre toda la comunidad educativa, incluyendo a población con movilidad reducida o en condición de discapacidad. Por eso su forma ovalada.

Para privilegiar esta dinámica integradora, la Secretaría de Educación explica que el 60 % de este colegio está hecho de concreto al descubierto, el otro 20 % de mampostería y el 20 % restante de vidrio, lo que permite reconocer los espacios compartidos de los estudiantes e incluso conectar a la institución con otros proyectos urbanísticos de esta localidad como los parques y la Alameda del Río Tunjuelito que también construye el Distrito en esta localidad.

Es por eso que, además de abrir nuevos cupos en la localidad, el colegio San José de Maryland se construye para cumplir con el objetivo del gobierno Peñalosa de transformar la enseñanza y el aprendizaje de miles de niñas, niños y jóvenes como un camino a la felicidad.

Lea también: Educar para la felicidad: la apuesta del primer colegio nuevo que entregó Peñalosa

Según el arquitecto Juan Pablo Cadena, uno de los líderes de la obra, esta disposición también está acompañada de áreas abiertas e incluso algunas aulas que no tienen límites de muros y menos cantidad de escaleras, para garantizar la seguridad en todos sus espacios y en especial la integración pedagógica de sus estudiantes.

“El objetivo del proyecto es extender las aulas convencionales al resto de los espacios del colegio. Algunas de ellas tienen paredes trasparentes y redondas porque el objetivo es que el niño ya no esté en un solo espacio, sino que se integre con sus compañeros a todas las áreas, porque si comparamos, el mundo también funciona así en la actualidad”, afirma el ingeniero.

La forma ovalada de este colegio, único en Bogotá, permitirá conectar fácilmente los laboratorios con la biblioteca, el comedor con la cocina y zonas de descanso y las aulas especializadas, de idiomas y tecnología con una sala polivalente para actividades lúdicas y artísticas. Todo pensado para una nueva experiencia del estudiante. Incluso, se prevé que la comunidad de este sector pueda hacer uso de estas instalaciones.

“Creemos que la educación es fundamental para construir felicidad y oportunidades, y colegios como estos son un símbolo de que la educación y nuestros niños son lo más importante para Bogotá”, afirmó la secretaria de Educación, Claudia Puentes, durante la visita a este plantel, quien agregó que en julio de 2019 este colegio estará abriendo sus puertas a la localidad.

De acuerdo con la secretaria, en la localidad de Bosa se construyen otras 2 instituciones nuevas en lote nuevo y 1 más bajo la modalidad de restitución, que en total buscan beneficiar a 3420 estudiantes.  Adicionalmente, se tienen 3 diseños de colegios nuevos en lote nuevo en ejecución y 3 predios más están próximos a iniciar etapa de diseño para un total de 9 proyectos de infraestructura educativa en esta localidad.

Porque una ciudad educadora, incluyente y rural es una Bogotá mejor para todos.